Tatuajes para Dummies

marzo 29, 2007
Tatuajes, esos dibujitos que nos hacemos en la piel y seducen al sexo opuesto, escandalizan y hacen llorar a las madres, dan sustento a un gremio de afortunados que van a trabajar de camisilla “esqueleto” blanca; y en los casos más extremos (que no son pocos), se vuelven motivo de desheredamiento, echada de la casa y por supuesto de rechazo tajante en las pruebas para la fuerza aérea y la marina.

Como pueden ver, no estamos hablando de cualquier pendejada, el tatuaje fácilmente podría ser el elemento decorativo más influyente en la vida de una persona; todo eso por una razón muy sencilla, que voy a poner en negrita y centrada en una sola línea, para que a ustedes, mis queridos lectores, no se les olvide nunca:

 

Los tatuajes no se borran

Otra vez

¡NO SE BORRAN!

 

Y si usted ya estaba abriendo el Outlook para escribirme un correo en el que me iba a decir lo estúpido que soy, por desconocer la tecnología laser; lo invito a que vea por qué lo digo: Un procedimiento de borrado de un tatuaje puede costar entre 3 y 10 veces más que el tatuaje mismo, y lo peor es que éste casi nunca desaparece del todo… entonces uno termina pagando un a cantidad ridícula de dinero para que le transformen un dibujo que ya no le gusta del todo, en una cicatriz coloreada que, con seguridad, le va a gustar menos. A quién eso le parezca una opción sensata, definitivamente necesita ayuda, y no precisamente para borrarse tatuajes.

Entonces pensando en el carácter perenne de los tatuajes, que exige que cualquier decisión sobre estos se tome muy a conciencia; y viendo que hoy en día hacen guías prácticas para cosas cada vez más inútiles (ya existe “Sexo para Dummies”, ¿en qué punto se perdió la tradición de la aproximación empírica?), me llené de valor y escribí esta serie de…

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA HACERSE UN TATUAJE Y NO ARREPENTIRSE EN LA VIDA ADULTA

1. Hágase la pregunta más importante: ¿por qué me quiero tatuar? Las únicas dos respuestas válidas son A. Porque quiero expresar, a través del arte corporal, algo que me define como persona y que permanecerá invariable en el tiempo ” y B. Quiero

un tribal en la espalda baja porque se ve increíblemente sexy ” obviamente la B s ó lo aplica para mujeres (gordas NO incluidas). Una respuesta como “ porque los tatuajes están de moda ”, no sólo no sirve sino que te hace merecedor a que te arranquen todas las superficies tatuables de tu cuerpo, como castigo por ser tan imbécil.

 

2. ¿Realmente es “invariable en el tiempo”? Aquí voy a revelar algo un poco doloroso para los adolescentes y jóvenes que están leyendo: cuando tengan 35 años el skateboarding les va a parecer un desperdicio de tiempo y de salud, My Chemical Romance les va a sonar horrible y Marilyn Manson les va a parecer ridículo y desesperado por atención. Por eso es importante tatuarse algo que tenga significado ahora y siempre, para que a largo plazo el tatuaje no sea motivo de vergüenza.

Por la misma razón, bajo ninguna circunstancia, se deben tatuar nombres; la única excepción (que es válida por atemporal, pero cuyo factor de ridiculez sigue siendo alto), son los nombres de los padres y/o o los hijos, pues ellos nunca van a dejar de ser padres y/o hijos nuestros… bueno… en realidad los primos tampoco dejarán de ser primos, pero a casi nadie le importan tanto los primos.

 

3. Evite tatuarse elementos mediáticos: Este es el mensaje que nos deja el número descomunal de damnificados de un fenómeno pseudocultural en Colombia, que involucraba un personaje de Warner Brothers.

A mediados de los 90 se impuso la moda “Taz” con morrales, camisetas, llaveros, billeteras, peluches, cojines y demás, con la imagen del Demonio de Tasmania, de Looney Toons (no confundir con Luny Tunes, el reggaetonero). En medio de ésta, muchos hombres y mujeres decidieron que preferían tener la imagen de “Taz” en el cuerpo de forma permanente, y así evitarse la molestia de portar el resto de artículos de consumo. Hoy, los que no se lo han tapado con otro tatuaje, portan con vergüenza este icono representativo del síndrome de rebaño.

Lo mismo pasó con los que se tatuaron Delfines, personajes de Dragón Ball o un Pokémon; el equivalente hoy sería tatuarse a Pucca, Jack Bauer o M é ndez, el de la novela de la noche. Por más que hoy parezca muy relevante, en unos años no será nada distinto a una ridiculez, tanto para usted como para los demás.

 

4. Cuidado con los lugares comunes: Aunque parece hacer parte del consejo anterior, este asunto merece tener un punto propio. ¿Cuántos tatuajes de dragones, águilas, escorpiones, cráneos, rosas y letras chinas ha visto usted en su vida? Ahora pregúntese ¿cuántos de esos tatuajes tiene un significado real para sus dueños? El ejemplo que mejor ilustra eso es el de las letras chinas, en muchos casos sus dueños ni siquiera saben

qué traduce el mamarracho que muestran con orgullo; al igual que quienes se tatúan indios dizque para “honrar su pasado indígena”, pero ignoran que los retratos que llevan son de indios apaches o navajos, que son más gringos que Ronald McDonald.

Así que, a menos de que no haya otra forma de expresar la idea que quiere tatuarse, huya de los motivos comunes como si fueran la peste; ya que estos son el equivalente a tatuarse el texto “No Tengo Imaginación”, en letras góticas.

 

5. ¿Está dispuesto a explicarlo? Aquí hay que ser honesto, nadie, absolutamente NADIE se hace un tatuaje só lo para sí mismo. Algunos los hacen para su pareja y otros para todo el mundo; pero un tatuaje adquiere sentido en la medida en que otros lo vean. Si no lo cree así, le propongo que haga el siguiente ejercicio: piense en el motivo que le gustaría tatuarse; ahora piense ¿si fuera posible (y seguro) se lo tatuaría en un riñón o en el intestino grueso? la respuesta es no, porque nadie lo vería… a pesar de que usted sabría con seguridad que ahí está.

Por eso es importante pensar… ¿Lo que quiero tatuarme será entendido por los demás? si la respuesta es No, pregúntese: ¿está dispuesto a pasarse el resto de la vida explicando por qué tiene un tatuaje de una estrella de mar envuelta en llamas; o peor aún, explicando que esa mancha de tinta es en realidad unestrella de mar envuelta en llamas?

 

6. El dinero no debería ser un problema. Si se está preguntando por qué, lo invito a que empiece a regresar sobre el texto, hasta que vea una línea de texto en negrita y centrada.

Así es, un tatuaje es para toda la vida y es sólo intercambiable por una cicatriz coloreada; así que gaste en él todo el dinero que sea necesario. En 5 o 10 años, los 200 o 300 mil pesos que pague de más, para asegurar que su tatuaje quede perfecto, parecerán una minucia comparados con la tranquilidad de no haberse tatuado con el freak de la esquina, que aprendió a tatuar por correspondencia y hace el trabajo a domicilio, como si fuera una manicurista.

Con este sexto punto concluyo mi guía práctica. Espero que haya sido de ayuda para todos los que van a tatuarse, o para los que tienen un tatuaje que inspira risa y aún no entienden qué fue lo que salió mal.

Peace Out

PD: Las fotos de estos envidiables tatuajes las tomamos prestadas de www.badtattoos.com, en donde podrán encontrar verdaderas "joyas" de la dermografía.

Anuncios

¿A quién le interesa cómo se llamaba la novia de Alf?… a mí no

marzo 17, 2007

Si, cumplí 26 años hace poco y llegué al punto en que ya no soy demasiado joven, pero tampoco soy tan maduro (¿maduro? Jajajajaja). Estoy en ese lugar en el que ya los recuerdos de la “juventud” me persiguen y en que ya uno empieza a decir “es que estos muchachos de ahora…”. Sí, efectivamente me estoy empezando a volver viejo.

Es común que en esta etapa uno empiece a añorar sus “años mozos” y a mirar atrás. Los viejos programas de TV de los años ochenta, la música de aquella época, los personajes de moda entonces, aaahhhh….lindos recuerdos. Quién podrá dejar de evocar a Los Magníficos, a los Thundercats, Dejémonos de Vainas, y muchas otras joyas televisivas ochenteras que nos llenan de nostalgia. Hasta aquí viene la parte bella.

Está bien que al llegar a cierta edad empecemos a recordar gratamente lo pasado, lo que no está tan bien, es que en ciertos medios de comunicación estén todo el tiempo metiéndonos esa nostalgia por los ojos y los oídos y nos bombardeen los sentidos con sus “clásicos” inacabables.

Es una posición muy personal, pero ya estoy cansado de ver cómo las personas no se desatan del pasado y la forma en que los medios de comunicación no las dejan hacerlo. ¿Dónde está lo nuevo?, ¿Por qué no pueden dejar de mirar para atrás siquiera un momento? Pienso que si nos la pasamos mirando para atrás, no veremos hacia adelante y no sabremos hacia dónde vamos, eso sí es un problema.

Al no mirar hacia adelante se pierde la capacidad de innovar, se acaba la creatividad, no resultan ideas nuevas y nos estaremos repitiendo por siempre. Creo que podría decir que ésta es una de las razones que explica el monumental retraso de nuestra sociedad.

Back to the future

“Recordar es muy bueno”, podrán decir algunos, pues yo les digo: muy bueno recordar, pero voltee y mire para adelante que no ve para donde va. Tristemente lo digo de nuevo, las personas que no miran hacia adelante se chocan.Hace muy poco vi a una persona, cuyo nombre prefiero omitir, regodeándose mientras observaba un video de la presentación inicial de la vieja serie “Airwolf” en YouTube, (repito, es una posición personal) y me pareció muy triste, y hasta patético, observar cómo no ha podido superar su pasado.


Opening de Capitán Centella…

De cuántas cosas interesantes se habrán perdido los que miran para atrás, solo por que “recordar es muy bueno”. De qué sirve decir “soy de la generación del Capitán Centella y Mazinger Z”, si no se conoce lo que está pasando en la actualidad en cuanto a cultura. Admito que yo mismo disfruto de vez en cuando viendo una serie vieja, pero en esos momentos me digo: “Si las series de ahora son excelentes qué hago acá viendo Los Magníficos”.

En una emisora que se enorgullece de ser de “nuestra generación”, escuchaba un concurso en el que hacían preguntas sobre series de televisión de los ochenta y la brillante pregunta fue ¿cómo se llamaba la novia de Alf?, aquí fue cuando me di cuenta de que lo clásico ya me tenía a punto de gritar.

A lo mejor me gane la antipatía de unos cuantos con todo lo que estoy diciendo, pero estoy cansado de lo clásico, y me parecen deplorables las personas que viven exclusivamente del recuerdo, y que no se molestan ni siquiera en enterarse de lo que está pasando ahora. Prefiero observar y disfrutar lo que está pasando ahora mismo, en vez de quedarme atascado pensando que todavía estoy en los ya lejanos años ochenta.

A propósito, la novia de Alf se llama Ronda…pero eso a mí ya no me interesa.

Regards


Terror en la Franja Day

marzo 7, 2007

Jota Mario Valencia, presentador, director, realizador… ¿Perdedor?

“Jota” es tan propio de la televisión Colombiana, como el video ochentero del himno nacional o los pececitos de Caracol en la madrugada. Aunque para ser honesto, prefiero ver el himno o los peces por 6 horas seguidas, que aguantarme una emisión completa de su programa matutino de “variedades”: Muy Buenos Días

Esa pose de falsa erudición (con índice al aire y todo), solo la manejan Jota Mario y Rafagol Linares.

Obviamente lo de variedades es simplemente por el formato, porque es básicamente la misma bazofia todos los días: chismes, padre chucho (más adelante retomaremos a este espécimen), ex-padre gallo, avances y comentarios de cuanta novela se les ocurre poner en RCN, sorteos patrocinados por concentrados, desfile de ropa interior, trajes de baño o pijamas (si, yo sé, esperen…); pero sobre todo: HABLADERA DE MIERDA.

Jota Mario...
La verdad yo no entiendo cómo hace este señor para sacar al aire Muy Malditos Días (así debería llamarse), a diario. Mis maratones de diarrea verbal se han extendido por más de 6 horas en algunas ocasiones, eso sí, nunca sin un sentimiento de culpa posterior; pero “Jotica” viene realizando esa misma maroma de lunes a viernes durante varios años!!

Estamos hablando de una persona que es capaz de salir en televisión más de seis horas al día a divagar sin norte ni propósito alguno.

Porque lo más gracioso de todo es que los pobrecitos productores y presentadores, ponen dizque un “tema del día”, que puede ser cualquier estupidez del tipo: ¿de qué se arrepiente en la vida? ¿a donde le gustaría viajar? ¿qué lo tiene mamado? ¿por qué ve 6 horas de un programa mediocre acerca de la más rotunda y abrumadora NADA? (bueno… esa última no la han hecho, pero guardo la esperanza de que la hagan algún día); y los televidentes llaman a cualquier cosa: pedir plata o a buscar a un familiar perdido, a contar que el marido les casca, etc. Todo, menos a opinar al respecto; entonces el tema, que de por sí ya es bastante pobre, termina perdido en el océano de comentarios tontos, chistes viejos, curas que cantan, modelos wannabes, invitados de El Jugador, etc.

Pero ya que abordamos el tema de los televidentes hay que decir que Muy Buenos Días no lo ve nadie que no sepa hacer una crema de ahuyama y cambiarle el cierre a un pantalón; esa quimera de desaciertos mediáticos encuentra su nicho casi exclusivamente en las amas de casa, cuyas vidas sosegadas y libres de sobresaltos (aunque absolutamente loables*) armonizan con un programa lento y sin mayor contenido. Los únicos televidentes masculinos que tiene el programucho este, son los viejitos que quedan al cuidado de las amas de casa, y lo ven por obligación, aunque no sin cierto interés… sobre todo en la parte de los desfiles.

DESFILES!!! Les dije que esperaran que aquí íbamos a llegar. ¿Qué clase de industria textil tenemos en Colombia, que nos permite lanzar una colección de trajes de baño, ropa interior o pijamas a diario? En cada insufrible emisión aparece algún pelele a lanzar su nueva colección, que no es más que una excusa para mostrar a unas niñas, que a duras penas pueden llamarse “modelos”, desfilando para los viejitos aquellos que les conté y para los adolescentes pubertos que puedan estar en vacaciones o capando clase. Creo que si nuestra industria textil es tan fuerte, podríamos empezar a institucionalizar el lanzamiento de colecciones de verano, invierno, otoño y primavera; creo que, a fin de cuentas, podría ayudarnos, sobre todo si partimos del hecho de que ASÍ SE HACE EN EL RESTO DEL P**O PLANETA.


"Modelitos" de Muy Buenos Días…

Infortunadamente esto se me fue muy largo (creo que la rabia se nota en lo errático de mi escritura) así tendré que dejar el resto para una segunda entrega. Pero no quiero terminar sin mencionar que obviamente los desvaríos delirantes de Jota Mario y sus compañeros no podían pasar desapercibidos de manera indefinida. En los últimos meses el señor Valencia, ha tenido sendos problemas por andar hablando de lo que no sabe (o sea, de absolutamente todo menos de como inspirar fastidio y rabia en el 90% de un país). Primero fue con los seguidores de la rumba electrónica a quienes llamó “marihuaneros” en uno de sus programas y ahora está emproblemado con la población musulmana de Colombia, porque en su infinita ignorancia, también los insultó.

Termino contestando la pregunta que planteé en la primera línea: Jota Mario Valencia NO es un perdedor, los perdedores somos el resto de Colombianos que tenemos que ver como este señor hace dinero enviando heces electromagnéticas a nuestras casas, y la embadurna en las mentes de nuestras madres y hermanas, todos los días.
el nuevo hit musical de la inglesia catolica, pretende tapar con un poco de talento el hecho de que la cámara lo odia a muerte

Peace Out.

*DISCLAIMER: En ningún modo pretendo denigrar de las amas de casa ni de su importantísima labor dentro del núcleo familiar, que a su vez, es la piedra angular de la esplendorosa sociedad occidental, tal y cómo la conocemos.

NO SE LASTIMÓ A NINGUNA AMA DE CASA EN LA PRODUCCIÓN DE ESTE TEXTO