Un Olor Todo Cuquita

julio 19, 2007
Hace algunos días encontré en Internet la que podría ser la segunda idea más brillante de la historia, superada tan sólo por la oveja que camina por el escritorio de Windows.

Resulta que a algún europeo se le ocurrió que sus fantasías sexuales no eran lo suficientemente vívidas; siempre que se jalaba la tira, sobaba el salame, hacia la paja, le daba a las 5 marías o [inserte eufemismo aleatorio para masturbación aquí]; tenía la sensación de que le faltaba algo…

Gracias a Internet, tenía toda la estimulación visual que necesitaba, gracias a un tarrito de crema de manos (o en su defecto una cáscara de banano), tenía toda la estimulación táctil que necesitaba, pero aún no tenía la estimulación más importante de todas: la olfativa. En el instante en que llegó a él ese pensamiento, allí, mientras usaba el mouse para navegar en www.iliketojerkoffonschooluniformgirls.com con una mano, y sostenía su asta viril envuelta en banano, con la otra; nació la idea de VULVA.

VULVA es una fragancia que evoca el olor del órgano sexual femenino, gracias a la combinación de fluido vaginal verdadero y un compuesto sintético que, no sólo supongo sino que espero con todo mi corazón, que funcione como preservante.

En el sitio web de VULVA (¡NSFW!) es enfático en la advertencia de que el producto no es un perfume, sino una fragancia cuyo único propósito es ayudarte a evocar ese delicioso aroma femenino, durante tus fantasías sexuales. Pero… ¿Por qué detenerse ahí? ¿Por qué no buscar otros usos para este revolucionario artículo? Este humilde servidor se dio a la tarea de buscar algunas formas de usar el excedente de VULVA que queda, después de “dar paseo por Palmdale”, disfrutando del aroma a “botón de body” (if you know what i mean):

Mírenmele la cara de placer a este hombre, disfrutando de VULVA. (Las damiselas desnudas con cara de bandidas de Europa Oriental, no vienen con el producto… pero nadie dice que no puede imaginarselas.)
  • Compre un lote de cucos o panties baratos, rocíeles un poco de VULVA en el área donde está la telita blanca de refuerzo y véndaselos a japoneses libidinosos en e-bay. La pongo de primera, porque es la aplicación que permitirá que multiplique muchas veces la inversión que hizo en la esencia.
  • Llame a sus amigos a ver una película en su casa, esparza VULVA en algunos rincones del cuarto y cuando lleguen sus amigos presuma de que acaba de “atender” a una amiga suya, que pasó o saludarlo. Puede probar su suerte y decir que eran dos amigas, pero cuidado: podrían descubrirlo si no logran diferenciar los dos aromas en el cuarto.
  • En una discoteca o bar, excúsese para ir al baño, demórese al menos 15 minutos (es recomendable instalar un juego en el celular, para amenizar la espera) y, antes de regresar al grupo, aromatice con VULVA su dedo del medio. Ahora invítelos a que huelan el dedo mientras les dice: “adivinen que estaba haciendo en el baño hace un momento”.
  • Si desea causar una buena impresión en un encuentro de ex-alumnos u otra reunión social de ese tipo; use VULVA generosamente en sus manos y cuando salude los desconocidos use la siguiente expresión: “Mucho gusto, Pedro Pérez, Ginecólogo”.
  • Perfume desde su mano hasta la mitad del antebrazo, e inicie una nueva leyenda urbana sobre alguna conocida que no le caiga del todo bien.
  • Cuando va a recibir a un invitado y no quiere cocinar; deje todo su apartamento oliendo a VULVA y cuando llegue dígale: “Iba a cocinarte filetes de merluza, pero al parecer me vendieron el pescado vencido”.
Bueno, esas son solo algunas de las ideas que se me ocurren, espero que si usted tiene otras, las comparta conmigo en los comentarios. Mientras tanto sólo subyace una pregunta: ¿a qué p*tas huele VULVA? Porque todos sabemos que no todas huelen a lo mismo… ¿olerá a pescadito? ¿a cobre? ¿a químico revelador fotográfico? ¿a levadura? ¿a cinta de taco de VHS?

¿O acaso será que este señor resultó más vivo que todos y está envasando agua para recrear el olor de una de esas pocas mujeres a las que no les huele a nada? (Si amigo lector, si existen, no son una leyenda urbana como la llorona o el Internet 2)

Tambien puede perfumar este monedero por dentro, para mayor realísmo
 

Sugiero que hagamos vaca y compremos un frasquito, de todos modos, sin no nos gusta, siempre queda la opción de hacer felices a algunos ejecutivos de Tokio.

Peace Out

PD: Recuerde que “NSFW” no es una nueva versión del juego Need For Speed, es una sigla que significa “Not Safe For Work”, eso quiere decir que si usted está en la oficina con el jefe a la espalda, muy probablemente no quiera hacer clic en ese link, so pena de perder el trabajo.

Claro que si estás leyendo esto y no entendiste al inicio, puede ser demasiado tarde… ahí disculpás ¿listo?

Anuncios

Songs for the deaf II

julio 15, 2007

Hemos regresado, después de un largo y ocupado receso, aquí estamos de nuevo para hablar de cualquier cosa, porque eso es lo que nos gusta, hablar de todo y de nada en específico.

Nuestra ocupación es escribir, sí, escribir sobre muchas cosas de las que nos dicen que escribamos, y esta noble labor nos también nos deja tiempo para observar nuestro entorno y escribir nuestras impresiones sobre diversas temáticas acerca de las que simplemente nos da la gana de escribir, nos llaman la atención o nos gustan, entre ellas la música.

Hace un tiempo descargué mi pluma (teclado en realidad) contra el adefesio sonoro llamado “reggaetón” y dejé claras mis impresiones sobre esta atrocidad. Ahora quiero afilar mis palabras contra otro “género”, que aunque menos dañino que el “reggaetón”, no deja de ser molesto para algunos oídos.

Ya cuando estábamos saturados de sonidos baratos y de mal gusto, apareció de pronto algo llamado “tropipop”, una facilista y descarada “fusión musical” hecha para obtener un éxito rápido y llenar las emisoras de “artistas” efímeros que duran en la memoria del público una o dos canciones.

Tome un poco de sonidos del caribe (vallenato específicamente), agréguele una guitarra eléctrica básica, muchas guitarras acústicas, y un poco de percusión caribeña.

Luego coja a cualquier cantante medio bien parecido, debe tener una abundante melena, no siempre, y una actitud como para cautivar a las niñas de 15 a 23 años (es decir, de completo imbécil que dice cosas chéveres), y voila tiene en sus manos un éxito asegurado en la radio con una sola canción y muchos discos vendidos, que serán escuchados por muy poco tiempo. Esta es la fórmula que han seguido artistas como: Fonseca, Bonka, Bacilos, Mauricio y Palo de Agua, Sin Animo de Lucro, Kema, Tinto, Fanny Lu, Wamba, Yamaná, Cuarto Aparte, Jerau, entre muchos otros con similar o menor reconocimiento.

No olvide que las canciones deben incluir las palabras: niña, amor, linda, sabor, rumba, latino, corazón, entre otras. Mézclelas con algún tipo de coherencia, no es necesario que sea mucha. Es así de fácil, en ese orden es posible sacar una canción que sonará en todos los buses escolares de colegios femeninos y en los iPod de muchas mujeres por un corto tiempo.

Como lo dice Emmanuel Vargas (este sujeto me empieza a caer bien) el problema de ésta elucubración musical radica en la falta de originalidad, en el despecho y en el enamoramiento pegajoso que parece que ha sido el único motor de la vida de estos “músicos”. Al igual que ese esperpento llamado reggaetón, las canciones tropipop son sospechosamente parecidas entre sí, pues al parecer la creatividad no es su punto fuerte, y quienes la escuchan y disfrutan, parecen no advertirlo (¿o no tienen la capacidad para hacerlo?).

Aun sigo sin entender cómo se disfruta esta música, y mucho menos how the fucking hell hacen para distinguir una canción y un “artista” de otro. Puede que mi cerebro esté atrofiado para los ritmos tropicales, o sea cuestión de la psicología femenina, la cual mucho menos lograremos entender algún día (lo digo porque el público femenino es que mantiene este “género” vivo).

El afán de vender discos y figurar en las emisoras ha matado el alma de la música (una afirmación tremendamente punkera pero cierta) la ha deformado hasta llegar a estos niveles (¿fusionar música tropical, rock y electrónica?). Una vez más lo digo, estas son canciones para sordos, para quienes ya perdieron el oído y solamente siguen a esta caterva de pseudo músicos, que solo les interesa vender y figurar y quieren alcanzarlo de una forma facilista y mediocre.
Greetings from the dark side.

N. de la R.: Si quieren escuchar fusiones musicales interesantes les recomiendo buscar: Ozomatli, Puya, Nortec Collective, Instituto Mexicano del Sonido, Bajofondo Tango Club, Gotan Project, Telefunka, Los Amigos Invisibles.

Un saludo para mis compañeros de causa: link