Basura Cosmovisual o Terror en la Franja Day II

mayo 3, 2007

Hoy en la mañana, mientras me vestía, cometí el desacierto de dejar el televisor encendido en ese pseudo-canaloide de televisión regional llamado Cosmovisión; y fui testigo de una manifestación de ignorancia y estupidez tan elevada, que no pude dejarla pasar desapercibida.

En el programa La Buena Vida, estaban comentando, no se en que contexto, que según los datos más recientes de la UNESCO, en Colombia leémos menos que hace 5 años, a pesar de las campañas que se han adelantado para fomentar la lectura. En ese momento el señor Juan Carlos Sierra (me tomé el trabajo de buscar el nombre de este ignaro en el sitio web del canal), hizo callar a los dos presentadores para decir que él hacía poco había comprado la edición de aniversario de Cien Años de Soledad, con el ánimo de volver a leerla; pues cuando lo hizo en bachillerato no la había entendido. Pero que había leído el prólogo y que después de ahí no pudo continuar, pues no logró captar la historia y no soportaba el ritmo de la novela.

Hasta ahí todo bien, es simplemente un idiota más que expone su incapacidad en televisión… pfff big deal. Pero como para algunos eso no es suficiente, y quieren justificar su deficiencia de alguna forma, continúa diciendo que el problema es que esa novela no debería ser propuesta como lectura en Bachillerato, que de hecho no debería ser objeto de lectura para alguien menor de 45 años; que es una novela lenta, aburrida y que para poder entenderla hay que tener: ¡“4 diccionarios a la mano y 8 cerebros”!


Este es el pelmazo

¿Con qué criterio viene un sujeto que ni siquiera es capaz de leer un libro, a emitir una opinión sobre qué tipo de público debería leerlo; máxime cuando esa opinión no es sino una proclama delirante sin ningún sentido o fundamento? ¿acaso el hecho de que él no sepa la definición de las palabras “pelotón”, “fusilamiento” y “hielo” entre otras le permite decir que se necesitan 4 diccionarios para leer este clásico de la literatura moderna? Obviamente si habláramos de cerebros subnormales como el de él, no bastarían 8 ni 80 para entender Cien Años de Soledad, pues la percepción artística está por fuera de su alcance.

Lo realmente triste es que existe una posibilidad, aunque la verdad es bastante remota, de que alguien tome a este mequetrefe en serio; y consideren prudente privar a sus hijos de esta excelente novela. Digo que es triste porque he conocido a varias personas, cuya concepción de la literatura cambió, para bien, después de haber leído las vicisitudes del linaje Buendía y son pocas las personas con las que he hablado de la novela, después de una lectura juiciosa, que no quedan encantados con la historia y la narrativa.

Espero que los televidentes sean sensatos y tengan presente que no todas las personas que salen en TV tienen algo que aportar (y no creo que deba ser así); a veces, como en este caso, se trata simplemente de bufones que aprovechan la unidireccionalidad del medio para decir toda suerte de estupideces y “salirse con la suya”.

 

Terror en la Franja Day

marzo 7, 2007

Jota Mario Valencia, presentador, director, realizador… ¿Perdedor?

“Jota” es tan propio de la televisión Colombiana, como el video ochentero del himno nacional o los pececitos de Caracol en la madrugada. Aunque para ser honesto, prefiero ver el himno o los peces por 6 horas seguidas, que aguantarme una emisión completa de su programa matutino de “variedades”: Muy Buenos Días

Esa pose de falsa erudición (con índice al aire y todo), solo la manejan Jota Mario y Rafagol Linares.

Obviamente lo de variedades es simplemente por el formato, porque es básicamente la misma bazofia todos los días: chismes, padre chucho (más adelante retomaremos a este espécimen), ex-padre gallo, avances y comentarios de cuanta novela se les ocurre poner en RCN, sorteos patrocinados por concentrados, desfile de ropa interior, trajes de baño o pijamas (si, yo sé, esperen…); pero sobre todo: HABLADERA DE MIERDA.

Jota Mario...
La verdad yo no entiendo cómo hace este señor para sacar al aire Muy Malditos Días (así debería llamarse), a diario. Mis maratones de diarrea verbal se han extendido por más de 6 horas en algunas ocasiones, eso sí, nunca sin un sentimiento de culpa posterior; pero “Jotica” viene realizando esa misma maroma de lunes a viernes durante varios años!!

Estamos hablando de una persona que es capaz de salir en televisión más de seis horas al día a divagar sin norte ni propósito alguno.

Porque lo más gracioso de todo es que los pobrecitos productores y presentadores, ponen dizque un “tema del día”, que puede ser cualquier estupidez del tipo: ¿de qué se arrepiente en la vida? ¿a donde le gustaría viajar? ¿qué lo tiene mamado? ¿por qué ve 6 horas de un programa mediocre acerca de la más rotunda y abrumadora NADA? (bueno… esa última no la han hecho, pero guardo la esperanza de que la hagan algún día); y los televidentes llaman a cualquier cosa: pedir plata o a buscar a un familiar perdido, a contar que el marido les casca, etc. Todo, menos a opinar al respecto; entonces el tema, que de por sí ya es bastante pobre, termina perdido en el océano de comentarios tontos, chistes viejos, curas que cantan, modelos wannabes, invitados de El Jugador, etc.

Pero ya que abordamos el tema de los televidentes hay que decir que Muy Buenos Días no lo ve nadie que no sepa hacer una crema de ahuyama y cambiarle el cierre a un pantalón; esa quimera de desaciertos mediáticos encuentra su nicho casi exclusivamente en las amas de casa, cuyas vidas sosegadas y libres de sobresaltos (aunque absolutamente loables*) armonizan con un programa lento y sin mayor contenido. Los únicos televidentes masculinos que tiene el programucho este, son los viejitos que quedan al cuidado de las amas de casa, y lo ven por obligación, aunque no sin cierto interés… sobre todo en la parte de los desfiles.

DESFILES!!! Les dije que esperaran que aquí íbamos a llegar. ¿Qué clase de industria textil tenemos en Colombia, que nos permite lanzar una colección de trajes de baño, ropa interior o pijamas a diario? En cada insufrible emisión aparece algún pelele a lanzar su nueva colección, que no es más que una excusa para mostrar a unas niñas, que a duras penas pueden llamarse “modelos”, desfilando para los viejitos aquellos que les conté y para los adolescentes pubertos que puedan estar en vacaciones o capando clase. Creo que si nuestra industria textil es tan fuerte, podríamos empezar a institucionalizar el lanzamiento de colecciones de verano, invierno, otoño y primavera; creo que, a fin de cuentas, podría ayudarnos, sobre todo si partimos del hecho de que ASÍ SE HACE EN EL RESTO DEL P**O PLANETA.


"Modelitos" de Muy Buenos Días…

Infortunadamente esto se me fue muy largo (creo que la rabia se nota en lo errático de mi escritura) así tendré que dejar el resto para una segunda entrega. Pero no quiero terminar sin mencionar que obviamente los desvaríos delirantes de Jota Mario y sus compañeros no podían pasar desapercibidos de manera indefinida. En los últimos meses el señor Valencia, ha tenido sendos problemas por andar hablando de lo que no sabe (o sea, de absolutamente todo menos de como inspirar fastidio y rabia en el 90% de un país). Primero fue con los seguidores de la rumba electrónica a quienes llamó “marihuaneros” en uno de sus programas y ahora está emproblemado con la población musulmana de Colombia, porque en su infinita ignorancia, también los insultó.

Termino contestando la pregunta que planteé en la primera línea: Jota Mario Valencia NO es un perdedor, los perdedores somos el resto de Colombianos que tenemos que ver como este señor hace dinero enviando heces electromagnéticas a nuestras casas, y la embadurna en las mentes de nuestras madres y hermanas, todos los días.
el nuevo hit musical de la inglesia catolica, pretende tapar con un poco de talento el hecho de que la cámara lo odia a muerte

Peace Out.

*DISCLAIMER: En ningún modo pretendo denigrar de las amas de casa ni de su importantísima labor dentro del núcleo familiar, que a su vez, es la piedra angular de la esplendorosa sociedad occidental, tal y cómo la conocemos.

NO SE LASTIMÓ A NINGUNA AMA DE CASA EN LA PRODUCCIÓN DE ESTE TEXTO