Un Olor Todo Cuquita

julio 19, 2007
Hace algunos días encontré en Internet la que podría ser la segunda idea más brillante de la historia, superada tan sólo por la oveja que camina por el escritorio de Windows.

Resulta que a algún europeo se le ocurrió que sus fantasías sexuales no eran lo suficientemente vívidas; siempre que se jalaba la tira, sobaba el salame, hacia la paja, le daba a las 5 marías o [inserte eufemismo aleatorio para masturbación aquí]; tenía la sensación de que le faltaba algo…

Gracias a Internet, tenía toda la estimulación visual que necesitaba, gracias a un tarrito de crema de manos (o en su defecto una cáscara de banano), tenía toda la estimulación táctil que necesitaba, pero aún no tenía la estimulación más importante de todas: la olfativa. En el instante en que llegó a él ese pensamiento, allí, mientras usaba el mouse para navegar en www.iliketojerkoffonschooluniformgirls.com con una mano, y sostenía su asta viril envuelta en banano, con la otra; nació la idea de VULVA.

VULVA es una fragancia que evoca el olor del órgano sexual femenino, gracias a la combinación de fluido vaginal verdadero y un compuesto sintético que, no sólo supongo sino que espero con todo mi corazón, que funcione como preservante.

En el sitio web de VULVA (¡NSFW!) es enfático en la advertencia de que el producto no es un perfume, sino una fragancia cuyo único propósito es ayudarte a evocar ese delicioso aroma femenino, durante tus fantasías sexuales. Pero… ¿Por qué detenerse ahí? ¿Por qué no buscar otros usos para este revolucionario artículo? Este humilde servidor se dio a la tarea de buscar algunas formas de usar el excedente de VULVA que queda, después de “dar paseo por Palmdale”, disfrutando del aroma a “botón de body” (if you know what i mean):

Mírenmele la cara de placer a este hombre, disfrutando de VULVA. (Las damiselas desnudas con cara de bandidas de Europa Oriental, no vienen con el producto… pero nadie dice que no puede imaginarselas.)
  • Compre un lote de cucos o panties baratos, rocíeles un poco de VULVA en el área donde está la telita blanca de refuerzo y véndaselos a japoneses libidinosos en e-bay. La pongo de primera, porque es la aplicación que permitirá que multiplique muchas veces la inversión que hizo en la esencia.
  • Llame a sus amigos a ver una película en su casa, esparza VULVA en algunos rincones del cuarto y cuando lleguen sus amigos presuma de que acaba de “atender” a una amiga suya, que pasó o saludarlo. Puede probar su suerte y decir que eran dos amigas, pero cuidado: podrían descubrirlo si no logran diferenciar los dos aromas en el cuarto.
  • En una discoteca o bar, excúsese para ir al baño, demórese al menos 15 minutos (es recomendable instalar un juego en el celular, para amenizar la espera) y, antes de regresar al grupo, aromatice con VULVA su dedo del medio. Ahora invítelos a que huelan el dedo mientras les dice: “adivinen que estaba haciendo en el baño hace un momento”.
  • Si desea causar una buena impresión en un encuentro de ex-alumnos u otra reunión social de ese tipo; use VULVA generosamente en sus manos y cuando salude los desconocidos use la siguiente expresión: “Mucho gusto, Pedro Pérez, Ginecólogo”.
  • Perfume desde su mano hasta la mitad del antebrazo, e inicie una nueva leyenda urbana sobre alguna conocida que no le caiga del todo bien.
  • Cuando va a recibir a un invitado y no quiere cocinar; deje todo su apartamento oliendo a VULVA y cuando llegue dígale: “Iba a cocinarte filetes de merluza, pero al parecer me vendieron el pescado vencido”.
Bueno, esas son solo algunas de las ideas que se me ocurren, espero que si usted tiene otras, las comparta conmigo en los comentarios. Mientras tanto sólo subyace una pregunta: ¿a qué p*tas huele VULVA? Porque todos sabemos que no todas huelen a lo mismo… ¿olerá a pescadito? ¿a cobre? ¿a químico revelador fotográfico? ¿a levadura? ¿a cinta de taco de VHS?

¿O acaso será que este señor resultó más vivo que todos y está envasando agua para recrear el olor de una de esas pocas mujeres a las que no les huele a nada? (Si amigo lector, si existen, no son una leyenda urbana como la llorona o el Internet 2)

Tambien puede perfumar este monedero por dentro, para mayor realísmo
 

Sugiero que hagamos vaca y compremos un frasquito, de todos modos, sin no nos gusta, siempre queda la opción de hacer felices a algunos ejecutivos de Tokio.

Peace Out

PD: Recuerde que “NSFW” no es una nueva versión del juego Need For Speed, es una sigla que significa “Not Safe For Work”, eso quiere decir que si usted está en la oficina con el jefe a la espalda, muy probablemente no quiera hacer clic en ese link, so pena de perder el trabajo.

Claro que si estás leyendo esto y no entendiste al inicio, puede ser demasiado tarde… ahí disculpás ¿listo?


Songs for the deaf II

julio 15, 2007

Hemos regresado, después de un largo y ocupado receso, aquí estamos de nuevo para hablar de cualquier cosa, porque eso es lo que nos gusta, hablar de todo y de nada en específico.

Nuestra ocupación es escribir, sí, escribir sobre muchas cosas de las que nos dicen que escribamos, y esta noble labor nos también nos deja tiempo para observar nuestro entorno y escribir nuestras impresiones sobre diversas temáticas acerca de las que simplemente nos da la gana de escribir, nos llaman la atención o nos gustan, entre ellas la música.

Hace un tiempo descargué mi pluma (teclado en realidad) contra el adefesio sonoro llamado “reggaetón” y dejé claras mis impresiones sobre esta atrocidad. Ahora quiero afilar mis palabras contra otro “género”, que aunque menos dañino que el “reggaetón”, no deja de ser molesto para algunos oídos.

Ya cuando estábamos saturados de sonidos baratos y de mal gusto, apareció de pronto algo llamado “tropipop”, una facilista y descarada “fusión musical” hecha para obtener un éxito rápido y llenar las emisoras de “artistas” efímeros que duran en la memoria del público una o dos canciones.

Tome un poco de sonidos del caribe (vallenato específicamente), agréguele una guitarra eléctrica básica, muchas guitarras acústicas, y un poco de percusión caribeña.

Luego coja a cualquier cantante medio bien parecido, debe tener una abundante melena, no siempre, y una actitud como para cautivar a las niñas de 15 a 23 años (es decir, de completo imbécil que dice cosas chéveres), y voila tiene en sus manos un éxito asegurado en la radio con una sola canción y muchos discos vendidos, que serán escuchados por muy poco tiempo. Esta es la fórmula que han seguido artistas como: Fonseca, Bonka, Bacilos, Mauricio y Palo de Agua, Sin Animo de Lucro, Kema, Tinto, Fanny Lu, Wamba, Yamaná, Cuarto Aparte, Jerau, entre muchos otros con similar o menor reconocimiento.

No olvide que las canciones deben incluir las palabras: niña, amor, linda, sabor, rumba, latino, corazón, entre otras. Mézclelas con algún tipo de coherencia, no es necesario que sea mucha. Es así de fácil, en ese orden es posible sacar una canción que sonará en todos los buses escolares de colegios femeninos y en los iPod de muchas mujeres por un corto tiempo.

Como lo dice Emmanuel Vargas (este sujeto me empieza a caer bien) el problema de ésta elucubración musical radica en la falta de originalidad, en el despecho y en el enamoramiento pegajoso que parece que ha sido el único motor de la vida de estos “músicos”. Al igual que ese esperpento llamado reggaetón, las canciones tropipop son sospechosamente parecidas entre sí, pues al parecer la creatividad no es su punto fuerte, y quienes la escuchan y disfrutan, parecen no advertirlo (¿o no tienen la capacidad para hacerlo?).

Aun sigo sin entender cómo se disfruta esta música, y mucho menos how the fucking hell hacen para distinguir una canción y un “artista” de otro. Puede que mi cerebro esté atrofiado para los ritmos tropicales, o sea cuestión de la psicología femenina, la cual mucho menos lograremos entender algún día (lo digo porque el público femenino es que mantiene este “género” vivo).

El afán de vender discos y figurar en las emisoras ha matado el alma de la música (una afirmación tremendamente punkera pero cierta) la ha deformado hasta llegar a estos niveles (¿fusionar música tropical, rock y electrónica?). Una vez más lo digo, estas son canciones para sordos, para quienes ya perdieron el oído y solamente siguen a esta caterva de pseudo músicos, que solo les interesa vender y figurar y quieren alcanzarlo de una forma facilista y mediocre.
Greetings from the dark side.

N. de la R.: Si quieren escuchar fusiones musicales interesantes les recomiendo buscar: Ozomatli, Puya, Nortec Collective, Instituto Mexicano del Sonido, Bajofondo Tango Club, Gotan Project, Telefunka, Los Amigos Invisibles.

Un saludo para mis compañeros de causa: link



Pucca Malucca

mayo 11, 2007
Esta es la colaboración de uno de nuestros lectores más activos: our own… Ciro.

¿Han visto por ahí a una niña de ojos rasgados con vestido rojo, siempre sonriente y con pinta de no matar ni una mosca? Pues no es un angelito, Pucca se ha convertido en un fenómeno social de inimaginable magnitud.

En mi entorno social siempre ha circulado la frase "la niña no habla pero pone un cuidado", refiriéndose a las mujeres que son cosita seria, de esas de las que mi mamá me ha dicho que me cuide mucho, creo que por eso es que no soporto a esa ojirasgada de mierda.

No sé por qué la popularidad de Pucca se disparó tanto en nuestra ciudad, pues un día me desperté y Medellín estaba invadido de cuanto souvenir y accesorio se pueda vender con la cara y el concepto Pucca. Los niños son los que más consumen esta imagen y con ellos no tengo ningún problema, pues como publicista sé que a un niño se le puede vender lo que sea, siempre y cuando sea bien promocionado. Lo que me causa un ardorcito bajito es que una mamona bien grande de 17 años, ¿cual 17 años?, las he visto de 23 y 24 años, tenga cosas de Pucca y ni siquiera se ven la caricatura. Las que las usan, ¿creen que se ven muy chimbitas o qué?. Pues no.

Pero comencemos con lo que realmente importa, Pucca es una niña maniática, su pasión en la vida es acosar a un pobre chinito llamado Garu, el amor de su vida. Es una niña bastante impulsiva y tiene un genio del que hay que cuidarse cuando no le hacen caso. Ah!, una niña enferma que lo único que hace es perseguir a un man y el pobre man lo único que quiere es que esa maldita oji rasgada lo deje en paz. Cualquier parecido con la realidad… ¿es pura coincidencia?

Ya cuando más o menos le estábamos cogiendo el tiro al arte de domar a las mujeres, llega Pucca a meterles nuevas ideas en la cabeza.

Lo que más miedo me da en la vida, aparte de quedarme encerrado en un ascensor con Jota Mario, es una vieja obsesiva con tendencias sádicas como Pucca, y ya están saliendo a la luz muchas como ellas. Un ejemplo muy claro es la noviecita de uno de mis hermanos, la niña llama a mi casa mínimo 10 veces al día, se mantiene pegada de él, le espanta las amigas y lo peor de todo es que le arma escándalos en la calle. ¿Así o más encartado?

Mi hermano dice que la dejó hace ya varios días y ella no entiende. No quiere estar con ella, y ya salió con que se iba a matar si la dejaba o la engañaba…jijijijiji… ¿se les parece a alguna ojirasgada?. Yo estaba presente cuando la niña amenazó a mi hermano, con esa bobada me sentí muy orgulloso pues su respuesta fue: "pues haga lo que le de la gana, antes mejor, a ver si me la quito de encima".

¿Qué les pasa a las viejas por la cabeza cuando toman estas actitudes "puccanescas"? (no se si ese término pueda existir pero suena hasta bonito). Es realmente preocupante para nosotros los hombres de bien que las mujeres comiencen a comportarse de esa manera. Teniendo en cuenta que ya tienen los mismo derechos sociales y políticos que los hombres, va a llegar el día en el que se convertirá en delito rechazar a una pendeja de éstas.

Como dato poco importante les cuento que la enferma esa (me refiero a Pucca, no a la noviecita de mi hermano) tiene tan solo 15 años.

Siempre con amor….Ciro


Un ejército de clones

mayo 9, 2007

Para los que crean que este post va a ser sobre Star Wars y el ejército de clones del Imperio, lamento decepcionarlos, este ejército está mucho más cerca de lo que ustedes creen, hasta puede que esté en sus propias casas. Estoy hablando del ejército de adolescentes clones que nos invade y amenaza hoy.

¿Alguna vez ha ido a un centro comercial, digamos que un viernes o sábado en la noche y no ha tenido esa sensación de deja vu?, es decir, a la adolescente que vio hace un momento en el pasillo anterior, la vuelve a ver más adelante. Pero la cosa no para ahí, no solo se ve exactamente como ella, habla como ella, tiene sus mismos gestos, su misma forma de hablar, en pocas palabras, todo.

No se preocupe, no está sufriendo ningún fenómeno mental ni nada parecido, solamente pasa que las dos adolescentes en cuestión, efectivamente son idénticas, ¡ah! y no son gemelas si piensa que es eso a lo que me refiero.

Pero el problema no se queda en solo dos adolescentes, eso quisiéramos, el asunto va más allá: nuestros adolescentes de hoy están sufriendo un serio problema de identidad. Todos quieren ser diferentes, distinguirse, pero finalmente terminan pareciéndose a algo o a alguien, o mejor dicho, ¡terminan pareciéndose entre sí!

Estoy de acuerdo en que es algo que pasa en todas las generaciones, así fue en los años 70, 80 y 90, e incluso hoy. Las tendencias culturales y de la moda siempre homogenizan a las sociedades en muchos aspectos, también es cierto, pero hay un punto vital que diferencia a las generaciones pasadas de las de hoy, y es LA PERSONALIDAD.

Hace poco tenía una conversación con una gran amiga, como futura madre me contaba del temor que tenía de que su hija perdiera su identidad en este mar de adolescentes clonados que inunda nuestra sociedad. Teme que se uniforme como Rebelde, que empiece a vestir tacones y faldas a los 10 años y a comportarse como el rebaño juvenil que desfila hoy en nuestras sociedades.

Después de analizar el temido futuro de su hija, llegamos a la conclusión de que los jóvenes de hoy carecen de personalidad, pues parecen una serie de copias exactas que se imitan entre sí en todo, no se dieferencian en sus gustos, sus criterios, ni siquiera en su imagen. ¿La razón?, a lo mejor los medios masivos, la cultura, padres permisivos…nunca lo sabremos.

En mi lugar de trabajo (una universidad) tengo la oportunidad de observar este fenómeno muy de cerca. Se me hace muy jocoso, y a la vez preocupante, ver a esta horda de adolescentes uniformados en su ropa, en su actitud y en sus pensamientos, no muy profundos por cierto.

Escucho las mismas expresiones una y otra vez, veo los mismos gestos en todas partes, siempre están escuchando la misma música, tarareando las mismas canciones. Veo el bolso de Pucca en todas partes, los mismos pantalones anchos, gorras para un lado y una arrogancia sin motivo. El ¡Holaaa! que escucho de las jóvenes clones es el mismo en todos los lugares que voy. En todas partes el adolescente promedio se parece cada vez más a esas genialidades creadas por los medios llamadas reguetoneros ¿Será que finalmente estoy perdiendo mi poca cordura?

El pensamiento independiente que es algo de freaks y geeks (siempre lo ha sido), al parecer hoy escasea entre nuestros púberes. Ya son muy pocos los que se atreven a actuar y pensar diferente, a mostrar un poco de criterio y actitud. Y los pocos que se muestran distintos son marginados y rechazados cual enfermos. Esta es nuestra historia.

Pero me gusta pensar que hay esperanza. Hace poco conocí a un pequeño vecino de 12 años, me contó que le gustaba el metal, el punk y hablamos de música durante un rato. Me quedó claro que tiene criterio y no será una copia más, porque sus gustos y actitudes son muy diferentes a los de sus jóvenes contemporáneos. Eso me devolvió la tranquilidad, de saber que en unos años habrá al menos un joven que no se pondrá el uniforme del ejército de clones.

Thank god I’m not loosing it at all.


Basura Cosmovisual o Terror en la Franja Day II

mayo 3, 2007

Hoy en la mañana, mientras me vestía, cometí el desacierto de dejar el televisor encendido en ese pseudo-canaloide de televisión regional llamado Cosmovisión; y fui testigo de una manifestación de ignorancia y estupidez tan elevada, que no pude dejarla pasar desapercibida.

En el programa La Buena Vida, estaban comentando, no se en que contexto, que según los datos más recientes de la UNESCO, en Colombia leémos menos que hace 5 años, a pesar de las campañas que se han adelantado para fomentar la lectura. En ese momento el señor Juan Carlos Sierra (me tomé el trabajo de buscar el nombre de este ignaro en el sitio web del canal), hizo callar a los dos presentadores para decir que él hacía poco había comprado la edición de aniversario de Cien Años de Soledad, con el ánimo de volver a leerla; pues cuando lo hizo en bachillerato no la había entendido. Pero que había leído el prólogo y que después de ahí no pudo continuar, pues no logró captar la historia y no soportaba el ritmo de la novela.

Hasta ahí todo bien, es simplemente un idiota más que expone su incapacidad en televisión… pfff big deal. Pero como para algunos eso no es suficiente, y quieren justificar su deficiencia de alguna forma, continúa diciendo que el problema es que esa novela no debería ser propuesta como lectura en Bachillerato, que de hecho no debería ser objeto de lectura para alguien menor de 45 años; que es una novela lenta, aburrida y que para poder entenderla hay que tener: ¡“4 diccionarios a la mano y 8 cerebros”!


Este es el pelmazo

¿Con qué criterio viene un sujeto que ni siquiera es capaz de leer un libro, a emitir una opinión sobre qué tipo de público debería leerlo; máxime cuando esa opinión no es sino una proclama delirante sin ningún sentido o fundamento? ¿acaso el hecho de que él no sepa la definición de las palabras “pelotón”, “fusilamiento” y “hielo” entre otras le permite decir que se necesitan 4 diccionarios para leer este clásico de la literatura moderna? Obviamente si habláramos de cerebros subnormales como el de él, no bastarían 8 ni 80 para entender Cien Años de Soledad, pues la percepción artística está por fuera de su alcance.

Lo realmente triste es que existe una posibilidad, aunque la verdad es bastante remota, de que alguien tome a este mequetrefe en serio; y consideren prudente privar a sus hijos de esta excelente novela. Digo que es triste porque he conocido a varias personas, cuya concepción de la literatura cambió, para bien, después de haber leído las vicisitudes del linaje Buendía y son pocas las personas con las que he hablado de la novela, después de una lectura juiciosa, que no quedan encantados con la historia y la narrativa.

Espero que los televidentes sean sensatos y tengan presente que no todas las personas que salen en TV tienen algo que aportar (y no creo que deba ser así); a veces, como en este caso, se trata simplemente de bufones que aprovechan la unidireccionalidad del medio para decir toda suerte de estupideces y “salirse con la suya”.

 

La publicidad sabe lo que necesitas…si no, lo inventa

abril 14, 2007
 
Este post fue hecho por nuestra colaboradora Máquina Espía. Gracias a ella por el aporte.

FlashEffekt.

Las necesidades nos las inventaron, nadie dijo que para tener la chispa de la vida teníamos que beber una Gaseosa llamada Coca-cola, que para poder caminar con mayor comodidad requeríamos de unos zapatos que cuestan más que las cuotas quincenales para una motocicleta. Nos hicieron infelices, se nos robaron la simpleza de la vida y se metieron con nuestro mayor pecado, el inconformismo, la necesidad de llenarnos como cerdos para sólo  provocarnos la gula de los insatisfechos.

 

El criterio de compra se convirtió en algo colectivo, distante de  cualquier voluntad personal,  la publicidad se encargo de reproducirnos como copias alegóricas difíciles de identificar, vendiéndonos la idea de que así obtendríamos una identidad personal, cuando a todos nos duplican con sobreproducción.

A ésta demente  adicción a la compra la llamamos manipulación, la cual es la especialidad de la publicidad, quien se ha  encargado de ser la veedora de los “mayores deseos” de nosotros los felices idiotas. Así  podríamos rotularnos gracias al somnífero que a todos se nos da como dosis diaria, porque preferimos doparnos con la leche rancia que nos da una madre bastarda que suple nuestras insatisfacciones, porque le tememos al exilio social, porque nos avergonzamos de mostrarnos como sabios resentidos.

La publicidad disfraza nuestros antojos como necesidades esenciales, muchos han caído en el irracional abandono de los principios básicos de supervivencia, como lo es la alimentación, la vivienda, etc.  Se preocupan más por posar como maniquíes que la publicidad pone en una vitrina en gran oferta y así todos caen, enceguecen, se enferman como contagiados por una peste ineludible.
Nos seducen como niños malcriados con objetos inútiles que sólo buscan enriquecerlos a ellos y volvernos a nosotros unos viciosos compulsivos, dejamos aún lado la real búsqueda de nuestra identidad y nos transformamos en caprichosos insoportables, en infelices que creen que van alcanzar la postura perfecta de una sonrisa fabricada por las luces y las cámaras y si no es que se trata de la intervención de  un quirófano.

Toda esta idea de perfección nos la vendieron como en un catálogo gigante, nos la metieron por los ojos, nos rellenaron como a un animal de pascua y aunque cuentan con una invasión exorbitante y una manipulación cada vez más evidente, la publicidad sigue insatisfecha, y por ello comenzó a empapelar cada rincón donde vivimos, para transformar las ciudades, el mundo, en una vitrina abrumadora, donde no existe la más remota posibilidad de esquivar sus disparos amenazadoramente alucinatorios, ningún receso para poder
Coca Cola

extraviarse mientras el carnaval de las ventas ambulantes se disipa, mientras se creen superhéroes tratando de devolvernos la felicidad, la tranquilidad, que algún día nos arrebataron y que ahora envuelven en empaques con seducción para los ojos y que nos ofrecen a costos elevados, no puede haber mayor estafa para los sedientos de criterio, para quienes se les destiño el carácter, para quienes desean escuchar que necesitan ser felices.

La publicidad ha llegado a ser más astuta que los sentidos y se ha camuflado bajo llamados inocentes anuncios, que a su vez son portadores del virus de la ansiedad de compra, éstos apestosos gérmenes subliminales han sido ensopados por un revoque espeso que los hace imperceptibles, que los hace parecer hermosos, que como feromonas dispersas en el ambiente seducen a sus victimas y las hipnotizan, les anestesia la coherencia.

 
La publicidad se ha convertido en el arma más peligrosa, pues consigue destrozar la fortaleza y la voluntad de cualquier ser humano, lo pisotea, lo transforma en un mutante, en un clon, en un remedo de individuo. Y para asegurarse que su reinado continuará se ha tomado el atrevimiento de anestesiar a los niños (No suficiente con los adultos que ahora parecen
infantes) convirtiéndolos en los mayores magnates de la compra, y no porque ellos necesiten adquirir el artículo o el alimento, les venden la idea del valor agregado, es decir, un juguete que no sirve realmente para nada. Éste objeto inútil parece ser obsequiado pero la realidad s otra, pues esto esta diseñado para asegurar la compra a través de un antojo o un capricho de cualquier producto carente de cualidades propias para venderse solo, además de servir de técnica de reclutamiento para futuros clientes potenciales.
Eso es caer muy bajo o es ser realmente astuto y frívolo, la publicidad dice saber lo que necesitamos, sino se lo inventa… Nos dejan sin posibilidad de elección, de ser concientes de lo que realmente requerimos y nos hacen creer libres por ello, ¿pero no es esto lo mismo que la esclavitud? ¿Qué es ser alguien libre sino podemos elegir?, la originalidad es sólo un espejismo, o es solo implementada por los no cuerdos, como suelen llamarlos. Realmente no entiendo como pueden cobrarnos por los
artículos estampados con sus marcas, cuando son ellos quienes deberían pagarnos a nosotros por usar sus artículos, pues les estamos sirviendo de vallas publicitarias ambulantes, si realmente les interesan nuestras necesidades no se preocuparían por marcarnos
como reses, porque así somos, como ganado arriado hacia el matadero, algún día terminarán destripándonos las entrañas y haciéndonoslas pasar por tumores malignos, ¡Que bendición, nos han salvado de una muerte segura!, claro… Con la publicidad igual estamos condenados a la muerte en vida, a la insatisfacción, a la infelicidad de no ser lo que le han vendido al mundo como perfecto. Realmente no son ellos los conocedores de nuestras necesidades, eso es lo que nos hacen creer, porque les atemoriza que nos desintoxiquemos y que nos demos cuenta de que son ellos quienes nos necesitan.