Cool o Gandul

octubre 19, 2008

Sí, por acá como que nos han vuelto las ganas de escribir otra vez y esperamos que esta racha nos dure otro rato más. Han pasado muchas cosas en este tiempo, tales como reubicaciones laborales de los dueños del aviso, crisis existenciales, la construcción de la máquina del fin del mundo y otros asuntos que impidieron que nos ocupáramos del negocio.

Como esto se trata de escribir lo que se me pase por la cabeza, y por ende lo que yo quiera, esta vez me dirigiré hacia ciertos personajes que, como es bien raro, me sacan de quicio y hacen salir de mí lo peorcito.

Aquí va la anécdota que me hizo caer en la cuenta del tema que ocupa a este post: Hace poco conversaba con una compañera de trabajo, me contaba que vio en teatro la obra Closer (la misma de la película de Mike Nicholls) cuando estuvo en Bogotá por esos días, y seguimos conversando animadamente sobre el tema. Otro compañero que departía con nosotros al no tener nada para aportar solo dijo: “¡!!ÑOÑOS!!!, ¿a ustedes les gusta el teatro? ¿Quién va a teatro en Bogotá y un viernes por la noche?, a lo que hicimos caso omiso y proseguimos con el tema.

En cierto momento me sentí mal, por no ser tan cool como él creyó serlo, pero fue durante un milisegundo, durante el cual pensé ¿por qué carajos se burla de mí? ¿Por qué demonios me hizo sentir mal eso?

Entonces reflexioné: OMG, estoy regresando a mi época de colegio, donde era blanco de los abusivos que se burlaban de los estudiosos. ¿Será que es malo tener un poco de cultura?, ¿es un delito imperdonable ir a teatro un viernes por la noche en lugar de emborracharme hasta la inconciencia?, ¿acaso ofendo profundamente a alguien si digo que disfruto leer a Kundera y a Saramago?,¿ver una película francesa me hace un ser profundamente detestable?,¿visitar una feria del libro me convierte en un monstruo? Al parecer la respuesta a todas esas preguntas es un amargo SÍ.

Bastante triste es ver cómo la superficialidad y la holgazanería mental se están tomando a nuestra “cultura”. El más cool es el más gandul y echado a perder de todos. El que más se jacte de su ignorancia y degenere es el más “ganador”. El borrachote ignorante es el rey y los haraganes superficiales son su corte.

Aún me sigo preguntando ¿Qué carajos es lo que anda mal con nosotros? La respuesta sigue siendo esquiva (desde hace cientos de años) pero esto nos da luces. Al parecer, el mostrar un poco de conocimiento sobre temas no tan pedestres, es una enfermedad que muchos están dispuestos a combatir, como el personaje de la anécdota, que no pudo participar de una conversación porque se salía de su nivel.


El rey de los borrachos

Por mi parte, seguiré disfrutando lo que me gusta sin ningún remordimiento, pues no me interesa ser un gandul despreocupado y superficial para aparentar ser cool.

Regards

N. de la R: Amigo lector, gracias por tomarte el tiempo de leer y opinar. Si vas a referirte al autor este post como un intelectual de forma despectiva, te puedes ahorrar el esfuerzo. Si leíste con atención, ya lo hicieron, además estarías probando mi punto.


Laptops, porque el esnobismo* puede ir contigo a todas partes.

septiembre 29, 2008

*Esnob (adj): persona que acoge las novedades por admiración necia o para darse tono.

Bueno, creo que llegó el momento de volver a digitalizar mis ideas más insulsas en este blog; hace poco más de un año que no escribía y miren lo que ha pasado:

• Se cayó el TLC con Estados Unidos
• Bajó el Dólar
• Casi nos vamos a la guerra con Ecuador
• Ike casi acaba con Haiti
• Le inyectaron polímero a una niña en la nalga y se murió.

 

Sobre ese último suceso sólo puedo decir que es Darwinismo en su más pura expresión, alguien tan básico como para dejarse hacer eso, debía morir para que sus genes de idiotez no pasaran a la siguiente generación.

Mirando los hechos desafortunados del país, creo que es evidente la relación entre mi inactividad en el blog y el hecho de que la nación vaya de culos. Así que, como deber social, retomo mis actividades en este espacio.

En esta ocasión quiero hablar de un tema de la mayor importancia (tanto o más importante que el aroma a pussy o los tatuajes de estrellas de mar en llamas) y es la moda de comprar computador portátil.

Últimamente a todo el mundo le está dando por comprar portátil. Para nadie es un secreto que en el momento en que uno aprende a abrir el panel de control del PC o a borrar cookies, se vuelve objeto de las mas diversas consultas por parte de amigos y familiares, porque uno dizque “entiende de computadores”. Así que constantemente me solicitan recomendaciones sobre qué portátil comprar o si un modelo en específico es “bueno o no” (como si las bondades de un elemento de tecnología fueran absolutas).

La publicidad nos ha dado a entender que es muy cool poder abrir un computador en cualquier parte con el único fin de jugar solitario o loguearnos al Messenger; pero la verdad es que muy pocas personas necesitan la movilidad de un laptop en sus vidas; pues en la mayoría de los casos tienen puestos de trabajo estacionarios y no realizan suficientes actividades extralaborales que justifiquen la inversión adicional de entre 300 a 1000 dólares que significa comprar un portátil, en vez de un desktop.

Eso sin contar con el principal riesgo de un portátil: tan fácil como tú lo llevas a cualquier parte, otra persona puede llevárselo lejos de ti. Eso cobra mayor importancia en estas tierras calentanas, en donde además de los “ladrones de profesión”, están los ladrones de ocasión: esos que toman las cosas que un descuidado dejó sin amarrar, esconder o asegurar y cuya única excusa es la frase: “¿pa’ qué da papaya?” (Entre esos se cuenta el mensajero que me robó el casco, en el parqueadero de la Torre Almagran, cerca al Parque del Poblado. perro infeliz, sé que nunca leerás estas líneas pero de todos modos te envío un cálido: “púdrete cabrón” en donde quiera que estés.)
Súmele a esto, el increíble sobrecosto de actualización, la dificultad de uso del teclado y el monitor (recuerde que los monitores LCD más antiguos solo permiten ver bien la imagen si el sujeto está perpendicular a ella) y la fragilidad del equipo; y se dará cuenta que, el portátil tiene más inconvenientes que ventajas.

Pero cómo yo no soy el primero que escribe sobre esto y la publicidad de portátiles sigue penetrando con sus imágenes de libertad, comodidad y espíritu juvenil; decidí comentar algunas imágenes de publicidad de portátiles. En un intento desesperado, y de antemano infructuoso, para convencerlos de que no compren portátil. Veamos:

 
Algunos pensarán que este caballero está pensado en cómo aumentar su rendimiento o en la forma de reducir costos fijos en su empresa. La verdad es que está preocupado porque va a llover y no llevó el maletín para su portátil. Así es, un evento meteorológico simple, pone en riesgo su inversión de cientos de dolares. Miren la tensión en los músculos de la mano, eso es pura rabia por haber comprado un dispositivo que no necesitaba.
 
El cliché de llevarse el computador a la cama. El insoportable dolor de espalda que genera es casi tan agudo como la paradoja que implica su uso: si quieres acostarte ¿por qué estas usando el computador? y si vas a trabajar… ¿qué changos haces en la cama vieja imbécil?
 
Muy bien, aquí vemos combinadas dos de mis actividades más odiadas: acampar y compartir el uso de un portatil. ¿No se supone que el propósito mismo de salir de camping es alejarse del los afanes que la civilización implica? Ah, y a propósito, más les vale a este par de genios que terminen rápido lo que están haciendo, porque la batería ya solo le quedan 3 minutos de carga.
 
¡Miren, Mi laptop es tan liviano que puedo hacerlo girar despreocupadamente en mi dedo índice! Pero tengo que seguir usando el mismo morral con compartimiento especial para cargarlo, porque es tan grande que a duras penas puede llamarse “portátil”.
 
¿Qué demonios están haciendo este par? Porque una cosa es clara: no están trabajando. Jamás he visto esa mierdita de: “soy tan casual que trabajo usando solo una mano” en la publicidad de desktops. Así que si usted está pensando en comprar laptop a sus empleados, acostúmbrese la idea de que van a pasar muchas horas al día viendo porno, que es lo único que requiere que el PC se opere con una sola mano.
 
“¡Mira Amor! Sali a trabajar en el parque, para que los árboles y la brisa de otoño me dieran la inspiración que necesito. Pero la batería se descargó después de solo 45 minutos de uso y ¿sabes que es lo mejor? ¡No alcance a guardar mi avance! Pero no te preocupes cielito, entre esta posición de mierda y el reflejo en la pantalla, jamás pude concentrarme y solo logré escribir 4 palabras. ¿Acaso no soy la oriental más idiota que has visto?” (la mirada de él dice que sí lo cree).

Como les dije, admito que este intento por convencer al individuo promedio de que los laptop son innecesarios, es infructuoso desde el momento mismo de su concepción. Sin embargo ahora cuando alguien me diga “mira las specs de este portátil que quiero comprar, y me dices si vale la pena”, puedo simplemente dirigirlo hacia esta humilde entrada que, como casi todo mi trabajo en Palabras Sobrantes, no es más que un espejo que espera reflejar la tontería de las personas.

Peace Out

PD: ¡Hey amigo! yo sé qué estás haciendo, estás pensando en una manera creativa de escribir un comentario en el que cuentas cómo tu laptop te ha ayudado a ser más efectivo o a ganar mucho dinero. Si es así, guárdate tu ejemplo de vida para tí mismo; es evidente que algunas personas NECESITAN un equipo de cómputo portátil para poder trabajar adecuadamente, pero esas personas son solo el 0.000000000001% de las que compran o quieren comprar un portátil, así que tu pequeño caso de éxito no solo no refuta mi argumento, sino que de cierto extraño modo lo respalda. ¡Gracias por tu apoyo!